Fito Mendi

Comparezco aquí por invitación de mi amigo Miguel Quirós, presidente de Photoluz, que me ha pedido algo que me identifique fotográficamente para esta galería de autores.

Y yo soy culo de mal asiento también en la fotografía. He cultivado casi todos los géneros y ahora lo que más me interesa es la fotografía de naturaleza, sobre todo aves. Y no le hago ascos tampoco al relato callejero y la fotografía de viajes.

La pasada semana fui a visitar a mi hermano Fernando que vive en un paraíso poco habitado y menos conocido. El Alentejo, portugués. Allí lleva más de una década ejerciendo la medicina. El nombre de la región le viene del río Tajo (Tejo) y alude al territorio que existe al sur del río Tajo por encima del área costera del Algarve.

En general es un paisaje adehesado con suaves colinas y extensas llanuras que se vuelcan al mar con bravos acantilados donde braman constantemente las espumosas  olas del Atlántico.

Me ha impresionado este paisaje casi yermo y hermoso.

No soy fotógrafo de una sola foto. Y me gusta construir pequeños relatos tanto visuales como escritos. Creo que ambas manifestaciones son canales sensoriales que se activan en mí simultáneamente y no soy capaz de disociar. Por eso no me he podido resistir a enseñarlo hoy junto a otras fotos más familiares, pero que forman parte de esos instantes que cualquier fotógrafo querría conservar como un conjunto de momentos íntimos que han ido brotando desde mi interior.

Un abrazo para toda la familia Photoluz.

PHOTOLUZ 2021-2022
error: ¡El contenido está protegido!