Si Murillo hubiese sido fotógrafo

Los fotógrafos sevillanos Laura León y José Antonio de Lamadrid reivindican la parte más social del pintor Bartolomé Esteban Murillo (Sevilla, 1617-1682) reproduciendo fotográficamente 12 de sus obras. Para ello, han necesitado casi un centenar de personas entre figurantes, maquilladoras, estilistas y pintores; respetando la iluminación y el estilo del artista barroco. Con este trabajo fotográfico, León y de Lamadrid pretenden denunciar los desahucios, la inmigración o la homofobia, representando en cada fotografía los diversos problemas sociales.

Fotografía de Miguel Morenatti

“El proyecto surge en el marco de la conmemoración de Murillo. Por un lado hemos intentado elegir cuadros con valores estéticos, y, por otro, con mensajes que pudiésemos enganchar a la actualidad. Hemos buscado perfiles de personas que tuviesen un parecido físico al del cuadro, y que además tuvieran sufriendo diversos problemas sociales”, dice Laura León. “Representar la atmósfera de los cuadros de Murillo ha sido realmente complicado, ya que el pintor no seguía una línea coherente de iluminación cuando pintaba. Hay cuadros donde las sombras no corresponden con las luces. El pintor barroco se inventaba gran parte de las sombras de sus cuadros, aunque curiosamente las luces sí estaban bien proyectadas, dándole así una perfecta armonía a sus obras”, dice De Lamadrid.

Exposición fotográfica: Desde el 16 de febrero hasta el 22 de abril, se podrá ver la exposición de las 12 fotografías que representan las obras del pintor barroco en la Sala Murillo de la Fundación Cajasol, en Sevilla.

(Fuente: El País. Punto de enfoque, Miguel Morenatti)